Plan de Gestión Odorante


“El Camino para integrar a la Empresa, la Comunidad y la Autoridad”.






Hemos diseñado Planes de Gestión Odorante (PGO) como modelos de trabajo que integran a los principales actores implicados en la emisión de contaminantes: autoridad, empresa y comunidad.

De acuerdo a este método de trabajo, podemos determinar cuál es el estado de las emisiones de una empresa mediante diversas etapas. El plan detallará las acciones de control operacional que la empresa realiza habitualmente para prevenir situaciones de riesgo y aquellas que llevará a cabo en momentos de contingencia. Debe cubrir la operación normal y también poder anticipar y manejar eventos anormales, accidentes predecibles e incidentes. Por lo tanto, no debe considerarse como una evaluación de impactos, sino que como una serie de medidas de mitigación y control para el manejo adecuado de riesgos.

El desarrollo de un PGO permite a la organización cumplir con un rol social y demostrar conciencia e interés en prevenir situaciones de riesgo ambiental hacia su entorno y comunidades. Es una herramienta útil y auto reguladora que no exige demasiados recursos externos ante eventualidades; sino que requiere que el operador siga las instrucciones y enfrente las situaciones, sin riesgo de tener que suspender o detener las actividades normales. Es un plan que se establece y de producirse un evento de olor, se procede a controlar la situación y evitar que se generen quejas.