Subpesca pide a salmonicultoras reforzar medidas sanitarias y actualizar planes de contingencia

La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) pidió a las empresas salmonicultoras reforzar las medidas sanitarias para proteger a sus trabajadores y actualizar sus planes de contingencia frente a eventos de mortalidad de peces.

El organismo gubernamental asegura que desde el inicio de la crisis del covid-19, se han llevado adelante distintas acciones para proteger la salud de las personas con un sentido prioritario y, a la vez, salvaguardar la cadena de producción y distribución de alimentos.

La necesidad de actualizar los planes de contingencia fue planteada a los representantes del sector salmonicultor -gremios y productores de las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes- durante una reunión virtual encabezada por el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, junto con la directora del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Alicia Gallardo.

“Hemos pedido reforzar medidas de seguridad y sanitarias, junto con actualizar planes de contingencia, de modo de prevenir que eventos no deseados, como mortalidad masiva de peces, se conviertan en un problema ambiental y sanitario”, detalló Zelaya, a propósito de algunos episodios de este tipo ocurridos en el último tiempo en Los Lagos y Aysén.

El subsecretario especificó que también se han establecido coordinaciones con los productores para cautelar la salud de los trabajadores de las empresas, proteger sus empleos y postergar los procesos de siembra de peces.

Las siembras y otros procedimientos inherentes a la actividad han enfrentado complicaciones, principalmente de índole logística, en el contexto de la inquietud de la población y de las normas que se aplican en las zonas donde están insertos los centros de cultivo y las plantas de proceso.

En la reunión, los gremios y productores valoraron la disposición de la autoridad para abordar estas materias, así como el trabajo coordinado en torno a diversos aspectos y la oportunidad de las medidas que se han ido adoptando.

Entre esas disposiciones se cuenta, por ejemplo, la ampliación del plazo para que las empresas ejecuten las siembras (de modo de evitar riesgos ambientales) y lleven adelante distintas acciones de manejo en terreno, tomando en cuenta las complicaciones que existen hoy en ese plano.